México Turístico

México es un país con una tremenda historia, reflejada tanto en su flora y fauna como en sus grandes y pequeñas ciudades llenas de color y vida.

México es un país que cuenta con todo terreno y es un nido para todo tipo de aventurero, viajero, empresario y padres de familia que buscan algo diferente.

Los principales, o los más conocidos destinos, son sus playas, que desde mi punto de vista no tienen equivalente en ningún lugar del mundo.

Sin embargo, el país del águila imperial no es solo playas de color de perla, mar de esmeralda y sol de oro.

México también es hogar de grandes ciudades, incluyendo una de las más grandes del planeta tierra.

La Ciudad de México es una ciudad con enorme diversidad en sentido cultural, étnico y  arquitectónico.

El nombre de la gran Ciudad de México en tiempos prehispánicos era la gran Tenochtitlan, una ciudad de proporciones marcianas.

Tenochtitlan significa en la lengua Náhuatl, “Lugar donde abunda la la tuna sobre piedra”. La ciudad estaba erigida sobre un enorme lago, cuya distribución era por medio de canales.

Tan impresionante era la ciudad que el gran conquistador Bernal Díaz del Catillo dijo que nunca había visto, en ninguna ciudad del mundo, tal simetría como en aquella ciudad que veían desde el valle.

Hoy en día, después de procesos históricos tales como la conquista, mestizaje, independencia, guerra de Texas, invasión  francesa, porfiriato y revolución, la Ciudad de México cuenta con una infraestructura digna de sus antiguas glorias.

Sabiendo esto y estudiando un poco, es prácticamente imposible no tener un gran deseo de conocer tal monstro de ciudad.

Desde pequeño, mi familia y yo nos mudamos a los Estados Unidos, debido al trabajo de mi padre y, triste como puede sonar, nunca he regresado desde que partimos.

Sin embargo, decidí que eso había de cambiar y a la brevedad posible habría de ir a mi ciudad natal por un tiempo de al menos dos semanas.

El verano finalmente llegó y el tiempo había llegado para dejar San Diego e ir a la gran ciudad de México.

Es una gran ventaja el saber que la logística para llegar a México ha evolucionado tanto en tan poco tiempo.

La industria aérea en México ha tenido un tremendo boom en los últimos años. Existen un sin numero de aerolíneas, como Volaris, Interjet , Viva Aerobús, Aeroméxico y otras más que te llevan directamente la ciudad de México.

Tomé un taxi desde mi casa, mismo que me llevó hasta el aeropuerto y encontramos mucho tráfico, cosa que me hizo estar bastante nervioso.

Al llegar al aeropuerto le pagué al taxista, sin embargo, no tenía cambio y tuve que esperar aproximadamente unos eternos 20 minutos.

Finalmente, el conductor del taxi regresó con el cambio correspondiente, me entregó mi equipaje y finalmente pude entrar al aeropuerto.

Al llegar a la línea correspondiente de mi aerolínea, me di cuenta que esta estaba tremendamente larga y no podía hacer nada al respecto.

Sin embargo, el mostrador de nuestra aerolínea trabajó bastante rápido, dándole suma fluidez a la línea de espera.

Finalmente, abordamos el avión donde el servicio fue excelente, los asientos amplios y el personal muy amable, en fin me sentí en mi propia casa.

Mi viaje a México resultó ser excelente y sobrepasó en todos los sentidos mis expectativas. Realmente recomiendo viajar a ese gran país.