Control Prenatal

El adecuado cuidado prenatal permite controlar la salud de la madre y su bebé, durante todo el embarazo, reduciendo el riesgo de posibles complicaciones.

Primera Visita

La primera visita luego de la concepción suele ser la mas larga. En esta ocasión el ginecólogo realizará la historia médica y familiar de la gestante así como un reconocimiento físico. Además solicitara que se realicen análisis de sangre y orina, y calculará la fecha probable del parto.

  • Reconocimiento físico

Luego de completar la historia medica, el ginecólogo realizará un reconocimiento físico para comprobar el estado de salud general de la gestante (peso, altura, presión sanguínea, entre otros). Además llevará a cabo un examen interno para detectar los signos físicos del embarazo (reblandecimiento del cuello del útero, aumento de tamaño del útero y del abdomen)

  • Análisis de sangre

Tiene por objeto determinar el grupo sanguíneo y el factor Rh de la gestante así como el nivel de hemoglobina.

  • Análisis de orina

Tiene por objeto detectar la presencia de niveles altos de azúcar y/o proteínas que están relacionados con la diabetes y la toxemia.

Siguientes visitas

Las siguientes visitas al ginecólogo son para comprobar el adecuado desarrollo fetal y poder detector a tiempo cualquier complicación tanto en la gestante como en el bebé.

La frecuencia de las visitas es la siguiente:

  • Hasta la semana 28, se realizará 1 visita mensual
  • Hasta la semana 36, se realizarán 2 visitas mensuales
  • Finalmente 1 visita seminal hasta la hora del parto.

Además del control periódico del peso y de la presión sanguínea de la gestante, se comprueba el tamaño del abdomen (para determinar el tamaño del feto) y se controla sus latidos cardiacos. Los análisis de sangre y orina se repiten cada trimestre.

El ginecólogo mandará a realizar ecografías (las que considere necesarias) para controlar la placenta, el desarrollo del feto y la posición del mismo en el útero.